martes, 20 de noviembre de 2012

Pensamientos ebrios.

Mis pensamientos dejan de fluir, ando intentando ahogarlos con alcohol, no funciona del todo pero es un intento. No estoy completamente ebrio, no ando diciendo baboseadas, tal vez, la razón de eso sea que no hay nadie a quien decírselas, pero tal vez es un buena señal. Me siento libre, siento que puedo hacer cualquier cosa, pero por alguna razón esta esa vocecita en mi cabeza que hace que recuerde, que mañana es otro día y la libertad volverá a la jaula donde pertenece. Kesha intenta acabar con mi sentido de la audición, pero lo hace porque se lo permito, repito, hoy soy libre. Recuerdo todo lo que paso y me parece un recuerdo lleno de luces, baile, diversión y sexo. ¿Donde carajos me metí?. Sexo, si, sexo, había gente intentando tenerlo, y teniéndolo, ¿Y yo? Jugando a ser bar tender y bebiendo mas de la cuenta a causa de mi soledad. Mis pensamientos comienza a nadar hacia la orilla de la sobriedad en mi mente, los empujo, trato de jugar con ellos y no permitirle acabar con mi libertad, pero es imposible dejar mis responsabilidades a un lado, es imposible que mis pensamientos no me ganen, después de todo, yo les di ese poder.

No hay comentarios:

Publicar un comentario