martes, 20 de noviembre de 2012

What the f*ck.


Todos hablan de sus vidas, todos comentan que les gustaría cambiar, todos al final hablan de lo mismo, a todos al final les importa lo mismo, ellos mismos.
Todas las personas me aburren
Al final espero lo mismo de todas las personas, nada.
No hablare de la vida, no hablare de lo que nos hace aprender a la fuerza, no hablare de lo fea que es y que es tan fea que cuando deja de llover y vemos un poco del sol, creemos que es buena solo porque nos dejo cinco minutos de paz. Que pensamiento tan básico del ser humano, asco, seguimos pensando igual. A todos se nos enseña a agradecer por esto, agradecer por aquello, agradecer porque papi no le pego mas a mami, a agradecer porque papa esta vez no se gasto el dinero en cerveza y trajo un pedazo de pan, agradecer porque mama esta complaciendo las necesidades sexuales y frías de un hombre solo porque gracias a eso comeré esta noche. Agradecer, agradecer, agradecer, seguimos siendo básicos. No necesito agradecer, no necesito que me enseñen, no quiero pedirlo, quiero que llegue alguien con ganas de enseñar al mundo y que yo pueda estar en su presencia en ese momento. A los niños se les debería enseñar a luchar, no a rogar. La vida es cochina, siempre lo sera. Los que podemos ser buenos somos nosotros, olvidemos que somos humanos, olvidemos que nuestra existencia es básica y se guía por reglas que nosotros no creamos. No vivan como si mañana fuesen a morir, mueran y comiencen a disfrutar de los beneficios de estar muerto en vida. 
Aprender a vivir muerto.
Los seres humanos, apestamos. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario