domingo, 2 de junio de 2013

Dejar que el cazador acabe con tu miseria o la comience.

No hay nada que me de más terror que los besos que una vez robe me sean robados de vuelta. Comenzare a perder la calma el día en el que mis recuerdos se unan y me jueguen una. Cuando me ataquen y me dejen ver todo el mal que hice, me hagan oir todas las mentiras que dije y me hagan llorar por las veces que deje que alguien llorara por mi. El castigo para alguien que viene del infierno, un lugar de la ciudad en el que los monstruos como yo, comemos corazones jóvenes y dulces, podría ser vivir lo que los dueños de esos corazones vivieron y sintieron cuando te comiste sus corazones y los dejaste morir de frío sintiendo el rechazo y la soledad. 

Para cuándo deja de ser divertido comer corazones, sabes que todo se ha perdido. Has dejado tu naturaleza a un lado y te has pasado a un bando que pretende acabar contigo. Te preguntas que pasa, pero ya es tarde para buscar respuestas, porque ya los ojos del demonio están encima de ti, planteandose acabar contigo, ideando un plan que no sospechas, convirtiéndote en el cazado y quitándote el título de cazador. 

Bienvenido a la oscuridad de la noche -El ha dicho mientras luce una sonrisa perfecta que acaba con tu sentido de la vista, mientras se acerca a ti, te cubre con su aliento, te toma de los brazos, te lleva a bailar y no puedes evitar llevarte por sus movimientos. Porque es una bestia feroz, y con ellas no se discute. 

Ya puso sus labios en tu cuello, sabes que estas perdido. El demonio que eras ha perdido su fuerza, su turno de jugar y has dejado que el rey acabe con el juego. Bienvenido al juego que solías jugar, ahora hay otro ganador y no eres tu. 

Te dejas llevar, todos han jugado en tu contra, es hora de dejar que la naturaleza tome su rumbo, es hora de dejar que el cazador acabe con tu miseria o la haga 
Comenzar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario