miércoles, 23 de octubre de 2013

descubrir es algo bueno.

Ciertas situaciones de mi existencia me hacen pensar en como las relaciones se crean. No se sí me explico bien, comenzare desde el primer pensamiento que tuve al respecto. 

Puedes llamarlo destino, suerte, mala suerte, o karma, yo no lo he definido. 

El día en el que decidí dejar mi casa y olvidar que sucedía en ese lugar que me enseño de amor, me mostró sus lados buenos y los malos. Donde aprendí que la vida es una montaña rusa que no paras y tu decides si disfrutas de la vista y el paseo o sufres y temes todo el camino. El día en el que mi padre, decidió ponerle fin a la relación con mi madre, mi alma se hizo pedazos, no podía soportar pensar en como sería mi vida, en como sería mentir al respecto y como fingir que no me dolía, lo cual era lo más doloroso. Si hay algo que debo aclarar antes de continuar es que mi madre término con el matrimonio pero fue una decisión basada en la actitud de mi padre. Siempre he sido un perfeccionista y no podía dejar de pensar en lo que vendría luego, una familia rota, una hermana con mal humor que atacaba a diario, un medio hermano apareciendo en la escena y una familia que no hacía más que dar opiniones vacías al respecto. No había nada que hacer, lo hecho, hecho estaba. Otro detalle importante de mencionar es el respeto, mis padres me criaron como un amigo, lo cual tenía sus ventajas y desventajas. Ambos, perdieron mi respeto, seres humanos sin experiencia que no supieron como controlar una vida familiar, de la cual no hay manual, ni el comienzo es señalado. El respeto nuca más volvió, viéndole el lado bueno, soy un adolescente capaz de tomar mis decisiones y soy capaz de mirar más allá de los ojos de la gente. 

Estoy saltándome el punto, pero es importante que sepan estos detalles de mi. Las relaciones se crean del polvo, miles personas han pasado por mi vida y he sentido asfixia con respecto a dejarlos salir, pero hoy con 19 años, no me importa quien entra o sale. Mis relaciones han sido basadas en mentiras, porque como mis padres, no se controlarlas. El día en el que mi papa mezcló mi mundo con el suyo y el de otras personas que para mi no valen la pena de conocer, entro el agua a la casa y acabo con todo.   Podría respetar a todos, pero también tengo una opinión de todos, es lo que soy, estoy seguro que muchos la tienen de mi. Hoy, sigo derecho con respecto al no querer mezclarme con todo tipo de gente porque lo que soy, no voy a perderlo por otros. 

En intentos fallidos de arreglar lo que un día hubo de perfección en el sueño americano de mi familia, me canse de perseguir el sueño, y descubrí algo mucho más inquietante, no lo necesite, no lo necesito. 

Soy un joven independiente, cuya vida a tomado un rumbo que me toca descifrar y mis familiares y amigos no entran en ellos. Hoy, me descubrí a mi mismo, un joven que frente al espejo a descubierto a otro mucho más aventurero de lo que creía, que decide probar y luego juzgar, que decide que es tiempo de sonreír y no de llorar. 

Tomare un avión en dos semanas y medias, tengo millones de tareas, una familia esperándome, un padre deseando que sea parte de su vida después de todo lo que me hizo, una hermana que piensa hacerme parte de su vida solo porque deberíamos serlo por ley, una madre que siga creyendo que esto es 1980, y dos medios hermanos que no quiero y finjo que son parte de una vida que no poseo. 

Descubrir es algo bueno. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario