viernes, 5 de septiembre de 2014

Te quedaste con todo.

"No puedo seguir despertando a esta hora deseando que sean tus manos las que cubran mi cuerpo y lo protejan del frío. Me tocaría pensando en ti, pero creo que eso ya ha pasado de moda, además nunca será lo mismo, mi mano no entenderá todas mis necesidades como solías hacerlo tu. Miro el reloj, es media noche, pareciera que será media noche por siempre, no hay más nada en lo que pensar y en la tv no hay nada que ver. Sólo puedo limitarme a recordar cuando tu eras mi almohada y mi calma, cuando tu me llenabas de paz en esta misma cama, cuando las cosas eran sencillas y no había nada en medio de nosotros, cuando éramos un sólo globo dejándose llevar por el aire. Recordar duele, como te bebías mi esencia en cada beso, cuando me dabas felicidad con tan sólo cruzar tus brazos con los míos, cuando un guiño en medio del ruido del mundo era tan poderoso que hacia que todo estuviese en silencio, en el más perfecto silencio. Cuando las olas seguían tus órdenes y chocaban contra mi cuerpo con tan sólo cruzar tu mirada con la mía. Lo peor, es recordar como tus sueños se unía con los míos y creaban un mundo perfecto, un mundo diferente, un mundo nuestro. Quisiera poder leer cada sentimiento que expresa tu piel, ese único momento en el que yo era el que tenía los poderes sobre ti, cuando tu piel me decía todo lo que yo tenía que saber. Recordar no basta, Recordar sólo me lástima, me quema por dentro, me acelera la respiración y me marea. Me provoca ir por ti, correr, buscarte por todas partes, esperarte si es necesario y recordarte lo
Mío que eres, así como yo soy tuyo, pero no me miento, eso ya no se puede, eso ya es imposible" 

1 comentario:

  1. Ave maria purisima, Cristo atado y crucificado, Jehova de los Ejercitos.

    ResponderEliminar